Pelotazos | Para Norberto Paparatto, Portland es Europa en América

Norberto Paparatto, training, 1.29.14

Photo Credit: 
Photo by Craig Mitchelldyer

BUENOS AIRES, Argentina - Tigre había sido su zona de confort durante casi siete temporadas.

Allí se afianzó como jugador hasta llegar a capitán, siendo parte de una época histórica para el cuadro argentino. Tan cómodo estaba Norberto Paparatto que, a sus 30 años de edad, prácticamente no se planteaba un futuro más allá del barrio Victoria; pero la realidad lo encuentra en Portland Timbers, donde asegura estar en el punto justo de su carrera para encarar su primera experiencia internacional.

“¡Esto es terrible! Debe ser Europa en América porque he viajado con Tigre por muchos países de Sudamérica; pero acá estamos hablando de primer mundo y nada se compara con esto”, describe el defensor central en diálogo con FutbolMLS.com sobre su nueva experiencia en la MLS. Y de inmediato asegura: “Es impresionante y día a día no dejo de sorprenderme, no sólo por el trato, sino por las condiciones de trabajo que son excelentes, por eso lo estoy disfrutando”.

El nacido en Adrogué, Buenos Aires, sabe de la reciente salida del veterano francés Mikaël Silvestre, quien quedó rápidamente fuera de la temporada pasada por una rotura de ligamentos en su rodilla izquierda. Cualquiera entendería que el argentino llega a suplir ese vacío dejado por el ex mundialista galo; pero eso no relaja a Paparatto: “No quiero que me digan que voy a ser titular o que llego por alguien y creer que por eso seré titular. Nunca fue mi punto de vista porque pienso en ganarme el puesto día a día, demostrando ganas y hambre. Quiero hacer un buen papel y retribuir la confianza de quienes me trajeron”.

Para llevar adelante su objetivo de manejar la última línea del conjunto de Oregon, el defensor considera que esta posibilidad le llegó en una coyuntura ideal: “Tenés experiencia y tenés juventud también porque hoy en día los jugadores se retiran a los 36, 37 años. Entonces es la mitad de un proceso físico y en lo mental, un gran momento, por eso creo que estoy en una muy buena etapa para seguir demostrando lo mejor”.

Asimismo, Paparatto sabe que por su posición deberá salir a jugar cara de perro ante las figuras de la MLS, circunstancia que le arranca una sonrisa y, más que a cualquier otro, aguarda enfrentar a los New York Red Bulls: “Es un lindo desafío. Ojalá que lo podamos marcar a (Thierry) Henry, que es de esos jugadores que uno tiene idealizado como máximo exponente del área. Esperemos hacerlo bien y contrarrestar el juego de ellos, así me voy a sentir muy gratificado”. Y remarca: “Tuve mil cruces y roces con jugadores de jerarquía y esta será otra oportunidad. Espero estar a la altura y adecuarme a esta situación”.

LA “ARGENTINIZACION” DE PORTLAND

En Portland, Paparatto se reencontró con el mediocampista Diego Valeri, compañero suyo durante seis años en las divisiones inferiores de Lanús y con quien tuvo una charla definitiva. “Cuando surgió lo de Portland hablé con Diego, quien jugó mucho en Argentina y, al estar acá, él podía hacer la comparación perfecta”, contó. “Me motivó tanto, que me terminé decidiendo a venir. Diego tiene suficiente experiencia como para dar buenos consejos” recalcó.

Y así como contribuyó en la decisión del flamante zaguero de los Timbers, Valeri también le va soltando bocadillos de lo que verá una vez que inicie la nueva temporada de la MLS: “Todos los días me va diciendo alguna cosita nueva. Me dijo que los shows en los partidos son impresionantes, que se canta el himno con una pasión terrible, que cortan un tronco y se lo regalan al que convierte un gol, cosas que deben ser espectaculares y para disfrutar”.

Paparatto fue el cuarto argentino en arribar a la Ciudad de las Rosas y, según él, opina que esa instancia de “argentinización” se debe a la valía demostrada por su compañero distinguido como Mejor Contratación 2013 en MLS: “Gracias a Valeri, quien fue el pionero en este club, dejó una puerta abierta para nosotros que hoy estamos aprovechando, tanto Maxi Urruti, ‘La Gata’ (Gastón Fernández) y yo. Ese proceso hace que estemos más cómodos porque somos cuatro y nos apoyamos a muerte, entonces la adaptación es mucho más fácil que quizás estar solo y aprender Inglés a los ‘ponchazos’”.

TIGRE, UN PEDAZO DE SU VIDA

“Estaba muy tranquilo y me costó mucho dejar Tigre, porque eran casi siete años ahí y también por la situación del club, que tiene que sacar varios puntos para acomodarse; pero esta vez quería probar algo nuevo y tener un cambio en mi vida deportiva y personal”, señala Paparatto, quien fue parte de tres subcampeonatos con el “Matador” de Victoria en la liga argentina, y otro más en la Copa Sudamericana 2012, que perdió a manos del Sao Paulo de Brasil, etapa en la que el equipo llegó a estar entre los 40 mejores del mundo.

“Quise tomar el riesgo de viajar y estar lejos de los seres queridos para disfrutar de los últimos años de mi carrera, que no sé cuántos van a ser; pero quiero disfrutarlos de esta manera”, expresó el espigado central. Y además acotó: “Estoy agradecido por todas las oportunidades, como cuando me apoyaron en un momento muy duro con una lesión grande y de esas cosas no me olvido.”

Tan profunda es la ligazón entre Paparatto y Tigre, que el jugador cree que el fútbol lo llevará a reencontrarse con su segunda casa: “Si me toca volver, Dios quiera eso, ya sea como jugador, técnico o colaborador, lo hare con las mayores ganas posibles porque es el club que me permitió crecer con plenitud futbolística y hemos tenido los mejores siete años de la historia del club. Fue un orgullo haber estado ahí”.